lunes, 18 de abril de 2011

Lêdo Ivo: la conciencia.

La poesía no es un objeto de consumo sino de conciencia.
El poder sabe que los poetas son una voz incómoda. 
Cantan por los que no pueden cantar.
Lêdo Ivo.
Los pobres en la central de autobuses
Los pobres viajan, en la central de autobuses
levantan los cuellos como gansos para mirar
los letreros del autobús. Sus miradas
son de quien teme perder alguna cosa:
la valija que guarda un radio de pilas y una chaqueta
que tiene el color del frío en un día sin sueños,
el sandwich de mortadela en el fondo de la bolsa,
el sol del suburbio y polvo más allá de los viaductos.
Entre el rumor de los altoparlantes y el acelerar del autobús
temen perder su propio viaje
oculto en la niebla de los horarios.
Los que dormitan en los asientos despiertan asustados,
aunque las pesadillas sean privilegio
de los que abastecen los oídos y el tedio de los psicoanalistas
en consultorios asépticos como el algodón que tapa la nariz de los muertos.
En las filas los pobres asumen un aire grave
que une temor, impaciencia y sumisión.
¡Qué grotescos los pobres! ¡Y cómo sus olores
incomodan a pesar de la distancia!

No tienen la noción de las conveniencias, no se saben comportarse.
El dedo sucio de nicotina restriega el ojo irritado
que del sueño retuvo apenas la legaña.
Del seno caído y dilatado escurre un hilillo de leche
hacia la pequeña boca habituada al llanto.
En la plataforma van y vienen, corren, aseguran maletas y paquetes,
hacen preguntas inconvenientes en las ventanillas, susurran palabras misteriosas
y contemplan las portadas de las revistas con el aire de espanto
de quien no sabe el camino del salón de la vida.
¿Por qué ese ir y venir? Y esas ropas extravagantes,
esos amarillos de aceite de palmera que duelen a la vista delicada
del viajante obligado a soportar tantos olores incómodos.
¿Y esos rojos contundentes de feria y parque de diversiones?
Los pobres no saben viajar ni vestirse.
Tampoco saben vivir: no tienen noción del bienestar
aunque algunos poseen hasta televisión.
La verdad es que los pobres no saben ni morir.
(Tienen casi siempre una muerte fea y poco elegante).
En cualquier lugar del mundo incomodan,
…….. viajeros inoportunos que ocupan nuestros lugares aunque viajemos sentados y
…….. ellos de pie.
De: La noche misteriosa.Traducción: Carmen Gloria Rodríguez y Vania Torres
A partir del 1:40, el autor lee su poema:

OS POBRES NA ESTAÇÃO RODOVIÁRIA
Os pobres viajam, Na estação rodoviária 
eles alteiam os pescoços como gansos para olhar
 
os letreiros dos ônibus. E seus olhares
 
são de quem teme perder alguma coisa:
 
a mala que guarda um rádio de pilha e um casaco
 
que tem a cor do frio num dia sem sonhos,
 
o sanduíche de mortadela no fundo da sacola,
 
e o sol de subúrbio e poeira além dos viadutos.
 
Entre o rumor dos alto-falantes e o arquejo dos ônibus
 
eles temem perder a própria viagem
 
escondida no névoa dos horários.
Os que dormitam nos bancos acordam assustados,
 
embora os pesadelos sejam um privilégio
 
dos que abastecem os ouvidos e o tédio dos psicanalistas
 
em consultórios assépticos como o algodão que
tapa o nariz dos mortos.
 
Nas filas os pobres assumem um ar grave
 
que une temor, impaciência e submissão.
Como os pobres são grotescos! E como os seus odores
 
nos incomodam mesmo à distância!
E não têm a noção das conveniências, não sabem
portar-se em público.
O dedo sujo de nicotina esfrega o olho irritado
 
que do sonho reteve apenas a remela.
 
Do seio caído e túrgido um filete de leite
 
escorre para a pequena boca habituada ao choro.
Na plataforma eles vão o vêm, saltam e seguram
malas e embrulhos,
 
fazem perguntas descabidos nos guichês, sussurram
palavras misteriosas
 
e contemplam os capas das revistas com o ar espantado
 
de quem não sabe o caminho do salão da vida.
 
Por que esse ir e vir? E essas roupas espalhafatosas,
 
esses amarelos de azeite de dendê que doem
 
na vista delicada
 
do viajante obrigado a suportar tantos cheiros incômodos,
 
e esses vermelhos contundentes de feira e mafuá?
 
Os pobres não sabem viajar nem sabem vestir-se.
 
Tampouco sabem morar: não têm noção do conforto
 
embora alguns deles possuam até televisão.
Na verdade os pobres não sabem nem morrer.
 
(Têm quase sempre uma morte feia e deselegante.)
 
E em qualquer lugar do mundo eles incomodam,
 
viajantes importunos que ocupam os nossos
 
lugares mesmo quando estamos sentados e eles viajam de pé.

Lêdo Ivo.
Poeta, narrador y ensayista nacido en Maceió, Alagoas, Brasil en 1924. Es una de las figuras más destacadas de la moderna literatura brasileña, notablemente en poesía. La crítica literaria lo considera la figura más representativa de la Generación del 45, movimiento de reacción estética contra el clima demoledor y anarquista de la primera fase del modernismo, que pregonaba un regreso a la disciplina y al orden. Como otros poetas de esta generación, volvió a algunas formas poéticas fijas, como el soneto, pero conservando un estilo libre y marcadamente personal. Forjó una fisonomía fuerte y propia, con pleno dominio de la técnica y del lenguaje. Para él, la poesía es una invención de la palabra, una operación verbal destinada a ocultar la vida personal, generando una mitología particular que sustituye la verdad trivial de la existencia. De su obra, ampliamente premiada, destacan sus novelas As alianças (1947) y Ninho de cobras, su libro de crónicas A cidade e os dias (1957), el poemario Finisterra (1973) y sus memorias Confissôes de um poeta (1979).  
© Francisco Castellón (http://www.epdlp.com)


Citas de REPORTAJE: LÊDO IVO Y JUAN CARLOS MESTRE Poetas: Versos para la redención... y la rebeliónPublicada en ElPaís el 9/04/2011 http://www.elpais.com/articulo/cultura/Versos/redencion/rebelion/elpepucul/20110409elpepicul_1/Tes
Compartir:

0 comentarios:

Cita

Visita nuestro centro

Días Internacionales

Días Internacionales
Naciones Unidas

Escríbenos a

Escríbenos a
biblioalbares@gmail.com

Un mes, un año