miércoles, 30 de enero de 2013

Perdón por la tardanza, imposible


Queridos seguidores, esta entrada tan sólo es una disculpa. 


Os tengo olvidados, pero no hemos parado de trabajar. Hemos estado buscando información para la creación de nuevas secciones en el blog. Pronto, tendréis información sobre ellas. Además, hemos estado trabajando en las diferentes entradas y secciones nuevas, y por ello, no han salido noticias literarias y relacionadas con la educación en NUESTRO BLOG desde enero.

MIL DISCULPAS, AUNQUE SÉ QUE UN SIMPLE LO SIENTO QUEDA ARREGLADO.


El perdón, me lleva a recomendarles una obra de ensayo escrita por José Antonio Millán, cuyo título esconde la dificultad de una acción tan cotidiana como complicada, el perdón.

Se trata del libro Perdón, imposible, de Editorial del Nuevo Extremo (Buenos Aires, 2005), que trata principalmente el tema de la corrección ortográfica, concretamente las formas de puntuación. La puntuación es el gran olvidado de la docencia. Son escasos los manuales que le prestan atención, y la mayor parte de nosotros jamás hemos sido adoctrinados en su uso, vencida siempre y abrumadoramente por la obsesión por la ortografía. Cuándo poner una coma, cuándo un punto, por qué utilizar las comillas, los paréntesis… el punto y coma, los puntos suspensivos… son labores abandonadas. Y sin embargo, puntuar mal un texto es convertirlo en  ilegible; hacer un uso arbitrario de las comas, obviar las motivaciones de la separación en párrafos, no discriminar el uso de las admiraciones, paréntesis, interrogaciones… puede destrozar un enunciado con mucha mayor saña que si se escribe sin tildes.

Perdón, imposible viene a cubrir este vacío formativo con una particularidad: lejos del manual árido, o del mero tratamiento expositivo, José Antonio Millán ha elaborado un ensayo, ameno, didáctico y útil, muy útil. Útil para profesores, que tendrán en él indicaciones y directrices para iniciar la tarea de ayudar a puntuar mejor a sus alumnos, con anécdotas curiosas, apuntes sobre la historia de los signos y explicaciones detalladas y ejemplificadas sobre su uso. Y puede ser muy útil, sobre todo, al nuevo editor-internauta: la red ha venido a facilitar enormemente la autoedición de contenidos, y los procesos que tradicionalmente eran realizados por múltiples especialistas, ahora son labor de una sola persona.  En Perdón, imposible tendrá, pues, el nuevo editor, una herramienta de autocontrol y aprendizaje.Sobre esto hablará el propio autor en el en el prólogo, donde aclara:

«Además, en un mundo dominado por la tecnología electrónica de la escritura hay muchos usos de la puntuación que nos impone —o que nos da por defecto— el medio que empleamos: el teclado, el programa de ordenador [...] o la arquitectura de las páginas web. Tenemos que conocer bien los procedimientos que han estado en uso en nuestra tradición ortográfica y tipográfica porque es absurdo cambiarlos sin razón…»

No os perdáis esta lectura, es bastante recomendable. Dejemos que nuestras ideas y pensamientos tengan un sentido correcto, dejemos que nuestros escritos reflejen lo que de verdad sentimos, tan sólo aprendiendo cómo puntuar nuestros textos.
Compartir:

0 comentarios:

Cita

Visita nuestro centro

Días Internacionales

Días Internacionales
Naciones Unidas

Escríbenos a

Escríbenos a
biblioalbares@gmail.com

Un mes, un año